12 May

Estanterías para Gafas

Tanto los comerciantes con años de experiencia como los emprendedores en la actividad comercial, saben que al momento de acondicionar su local de venta, las estanterías son uno de los muebles imprescindibles en la conformación de las instalaciones dispuestas para el público. Es difícil concebir un local comercial sin estanterías, sin ese mueble que servirá de soporte en el que se ubicarán gran parte de los productos destinados a la venta.

De hecho, las estanterías son uno de los muebles necesarios para que los comerciantes puedan mostrar lo que comercializan en el interior de sus locales, son el soporte considerado más adecuado para exponer con claridad lo que un determinado sector de actividad ofrece a sus clientes concretos y potenciales. Asimismo, las estanterías para tiendas y comercios también se pueden incorporar con la finalidad de archivadores, de guardadores de catálogos, facturas, recibos, y cualquier otra papelería relacionada con la actividad comercial de dicho negocio. En este caso, el diseño de las estanterías suele ser distinto a las primeras; las mismas suelen ser cerradas, con puertas, y con sistemas autónomos de seguridad, entre otros detalles de diseño.

A pesar de ser un mueble compacto y uniforme, las estanterías para tiendas de gafas deben ser un mobiliario con frente abierto; su diseño debe asegurar una visión clara del género que se expone, y de hecho se fabrican con esta finalidad.

A pesar de que hay muchos diseños y modelos disponibles, muchas veces, las estanterías modernas de uso comercial, son simplemente esqueletos estructurales con estantes o baldas, que harán nuestra mercancía lo suficientemente visible y atractiva como para motivar el gusto de consumidores y clientes.

Los comerciantes y emprendedores del comercio de venta al público en la capital de España, deben saber que al momento de acondicionar o renovar sus locales, conseguir sus estanterías para tiendas en Madrid con variedad y calidad, no será una tarea complicada.

Indudablemente, la elección de las estanterías consideradas “ideales” por cada comerciante, estará condicionada por varios factores: el gusto personal de interesado, el estilo y tamaño de los productos que se comercializarán, el tipo de mercancía que se ubicará en dichas estanterías, el espacio disponible en el local comercial, la idea previa que se tenga de la ambientación del mismo, y los colores de las paredes y techo, excepto que se busque este contraste de forma intencionada. Este último aspecto se suele considerar para evitar un excesivo contraste entre los tonos del mobiliario y el resto de rasgos del local

Hay que distinguir que se puede optar por estanterías tradicionales, aquellas que cuentan con un solo cuerpo, y más emparentadas con el mobiliario “de toda la vida”. Estas son acordes con algunos “tipos puntuales” de productos de venta, ya que fueron inicialmente concebidas para el amoblamiento de viviendas particulares.

Debido a las facilidades que aportan en cuanto a la agilidad de instalación y traslado, los comerciantes y decoradores actuales optan mayoritariamente por los nuevos diseños de estanterías montables. Éstas se construyen a partir de los múltiples accesorios que las conforman, y que son de sencillo ensamblaje. Nos referimos a:

*tubos exteriores de instalación modular

*elementos de fijación a paredes y techos

*soportes para estantes

*remates para topes de perchas

*Soportes para tubos ovales

*Ventosas para estantes de vidrio

*Brazos colgadores de murales

*Consolas plegables de acero: pensadas para la fijación de murales

*Sopores para percheros: ideales para tiendas de ropa y textiles

Si nos centramos en el elemento que constituye la razón de ser de una estantería, los estantes, diremos que el mercado actual de mobiliario para tiendas y comercios, nos ofrece infinidad de diseños, colores y medidas de los mismos:

*rectos de poliestireno inyectado, y de 127 x 76 mm

*melaminados de 19 mm con canto simple, y de 100 X 40 cm

*melaminados de 22 mm con canto en PVC, de 60 x 40 cm, y de tonos arce, cerezo, blanco y wengué

*melaminados de 22 mm con canto en PVC de 90 x 40, y en los mismos tonos anteriores.

*estantes supergloss negro de 60 x 40, y de 3,8 cm; con cantos en los cuatro lados. Este estante también se puede conseguir en rojo y blanco, con las mismas características.

*estantes supergloss de 120 x 40, y con las mismas características que el anterior.

Lo que se detalló anteriormente tiene que ver con las variantes de estantes de madera, pero no es el único material que se utiliza para la fabricación de estantes; también los hay de vidrio, otra opción más que atractiva para muchos comerciantes:

*estantes de vidrio transparente templado de 6 mm, y de 800 x 200 mm; también los hay de 800 x 300 mm

*estantes de vidrio transparente templado de 8 mm, y de 900 x 200 mm.

En relación con la gama de estantes de vidrio, la variedad de dimensiones constituye un rasgo característico de la oferta disponible. Los hay de 600 x 350, 800 x 400, y 1000 x 400, entre otros. Asimismo, y aunque parezca difícil imaginarlo, no todo es transparente en cuanto a vidrio se refiere, puesto que también se pueden conseguir baldas negras.

Como se podrá ver, cuando las estanterías estén montadas y adaptadas al local comercial, se evidenciará una sorprendente complementariedad entre todos sus componentes, aunque esto no se pueda visualizar previamente al armado definitivo.